NATACIÓN PARA BEBÉS Y NIÑOS

La experiencia de los bebés con el agua es maravillosa, ya que la natación es un deporte que se puede aprender a cualquier edad, incluso es un deporte que pueden practicar los adultos mayores. Esto porque su práctica no resulta agresiva con las articulaciones.

En el caso de los bebés, ellos pueden ejercitar más sus músculos en el agua, ya que están menos restringidos por la gravedad, lo cual conlleva a un incremento paulatino en su fuerza gracias a la actividad física, que a menudo se manifiesta en estos pequeños, cuando los mismos desarrollan tempranamente ciertas habilidades psicomotrices tales como gatear, caminar, trepar, etc.

NATACIÓN PARA JÓVENES

Nadar previene las enfermedades respiratorias y si un niño las padece, mejorará su condición, pues los infantes que practican natación aprenden a respirar adecuadamente y a ampliar su capacidad pulmonar.

Por otro lado, la adolescencia es una época difícil, quizás la más complicada. Por ello lo mejor que pueden hacer los jóvenes es deporte, ya que los ayudará a tener una vida sana, alejada de ciertos vicios que pueden llegar a adquirir durante este periodo.

Muchos de nuestros alumnos tienen como objetivo poder competir a nivel profesional. Aspecto que depende mucho de su dedicación y esfuerzo. Nosotros nos encargamos de apoyarlos y motivarlos. ¡Todos pueden lograrlo!

NATACIÓN PARA ADULTOS

Es en los adultos donde se cumplen la mayoría de los beneficios de este deporte. Pero, además, al ser un deporte aeróbico, genera un fortalecimiento del corazón, lo que permite prevenir futuras enfermedades.

Adicionalmente, este deporte ayuda a mantener el peso. Durante la madurez, las personas dejan de realizar ejercicio y muchos acaban aumentando su masa corporal. En esta situación, la natación, ayuda a quemar grasas y ejercitar gran parte de los músculos del cuerpo, por lo que puede ser una buena opción para esta franja de edad.

¿TIENES ALGUNA DUDA, CONSULTA O DESEAS MÁS INFORMACIÓN?
¡ESCRÍBENOS!






Conversa con nosotros